Arraigo a las costumbres étnicas

Sin dudas, la cultura de un pueblo define a su gente, por tato es importante la preservación de la misma, pero preguntemos  ¿hasta qué punto la preservación de la cultura nos debe obsesionar? Sin querer ser exagerado en mi opción hemos visto que cuando se llega al extremos en la preservación étnica, se puede faltar a los principios básico de la convivencia y armonía en el mundo; en algunos caso se llega a considera racismo.

Si, si un pueblo insiste en enaltecer lo suyo, peor en el proceso hace menos lo de otros países, se puede considera un acto de racismo y eso no es lo que se quiere. Entonces sí, debe haber un arraigo a las costumbres, pero todo en su justa medida, de lo contrario se distorsiona el propósito.

En verdad se comprende que se quiera dar seguridad a la cultura de nuestro pueblo, y eso es bueno, pero imagínate que llegamos a un extremo, como si tuviésemos una casa y llamáramos un cerrajero urgente para que la blindaran de arriba abajo solo porque queremos estar muy seguros. Sin dudas, esa acción de los cerrajeros 24h seria tan extrema como decir que en un país no se pueden manifestar otras culturas, o que su manifestación sea mal vista.

Es un tema delicado pues yo estoy seguros que muchos son fanáticos de la cultura de su pueblo y rechazan todo lo extranjero, al punto en que puede llegar a ser ofensivo. Actualmente no existe ningún país en le mundo, o eso quiero pensar yo, que no tenga influencia cultural de otras partes, sobre todo en España se nota la variada en la cultura y de manera general se respeta esa diversidad.

Yo o digo que se deba hacer un esfuerzo para que las costumbres y tradiciones sobrevivan en el tiempo, pero también es verdad que dos o más culturas pueden convivir en un mismo espacio sin que ninguna pierda nada. A veces el problema es que nos creemos dueño de un pedazo del mundo queremos que se hagan las cosas como queremos.

En Barcelona, una ciudad con tanta diversidad social, resulta casi imposible que no se respete la diversidad cultural de los pueblos del mundo y eso no impide que se sigan manifestando sus pobladores. Yo no creo que sea una situación donde debamos ceder o perdernos de nada, sino más bien se trata de dejar ser al resto del mundo.

Cada quien, dentro de su entorno familiar, debe garantizar la perpetuación de la cultura de un pueblo, pero sin que eso lleve al odio de otras culturas, como se puede ver en algunos otros casos.

error: Content is protected !!