La posición intransigente de los políticos españoles por la conmemoración del referéndum del 1-O

Desde que se ha mencionado la celebración del referéndum a favor de la independencia catalana, las reacciones por parte del gobierno central no se han hecho esperar.

Es un conflicto que lleva muchos años generándose, en el que los protagonistas cambian pero las ideas son las mismas, en el que uno u otro bando no son capaces de ceder para evitarle males a la población.

Para los que poco conocen del tema, quienes se enfrentan en este conflicto, son el gobierno central conformado por el presidente de la Nación, y por otro lado los proindependentistas.

Cada facción está conformada por dos elementos: el factor político, integrado por el Presidente Mariano Rajoy del lado del gobierno central, y Carles Puigdemont quien es el presidente de la Generalitat de Catalunya.

Mientras que el otro elemento es el ala radical conformado por la guardia civil (gobierno), y los radicales (sectores del pueblo, CUP, y otros).

Es importante que, para entender el conflicto, pongamos de manifiesto cada una de las matrices de opinión que manejan ambos bandos.

Perspectiva de los catalanes

Por mucho tiempo, los catalanes han manifestado profundo malestar sobre el trato que ha dado el gobierno español hacia éstos, sumado a otras pugnas históricas que se han generado, lo que promueve que la idea de independencia se encuentre allí latente.

En reiteradas oportunidades, los dirigentes políticos de todas las facciones proindependentistas han influido en el pueblo considerablemente para que este espíritu emancipador no fenezca.

Esta idea ha generado toda clase de reacciones en la población, ya que en Catalunya hay sectores radicales y no tanto, que se han volcado a las calles a protestar por muchísimos años, y son reprimidos por la Guardia civil.

De hecho se han celebrado varias consultas populares en las que la voluntad del pueblo catalán no ha sido muy tomada en cuenta que digamos.

En esta oportunidad se han apresado a varios integrantes del movimiento independentista, además de que el material electoral ha sido consignado por la guardia civil, y ni el mejor de los cerrajeros les corts habría podido generar una estructura que resguardase todo este material.

La visión del gobierno central

Al gobierno central no le hace mucha gracia que los catalanes deseen independizarse, teniendo en cuenta que el referéndum no se encuentra contemplado en la constitución.

Sin embargo si al gobierno le conviniese la independencia catalana, no dudaría ni por un momento en agilizar toda clase de gestiones

Antes de que pueda conmemorarse el referéndum del 1 de octubre, ya se han aplicado ciertas medidas como el apresamiento de autoridades regionales, y el despojamiento de la autonomía de la comunidad de Catalunya.

Esas no son muestras de querer permitir que Catalunya sea un estado libre, y para que un proceso de negociación se inicie, las autoridades de Catalunya deben ceder en sus pretensiones.

Una solución viable para el conflicto es que, tanto el gobierno central como los catalanes piensen en un acuerdo que beneficie a los ciudadanos, pues al parecer todo el problema radica en que los dos bandos se mueven bajo premisas egoístas.

error: Content is protected !!